miércoles, 10 de marzo de 2010

El Mago de la Cara de Vidrio un Contraste de Valores

El tema central del ensayo se basa en la lectura del mago de la cara de vidrio es un libro con ediciones sucesivas, de hecho es uno de los tres libros más vendidos, y por lo tanto más leídos, en nuestro país desde los años setenta, Eduardo Liendo expresa la magia del televisor en una forma satirica y sarcástica con el personaje representado por el maestro Ceferino Rodríguez Quiñones que procede directamente de la enajenación que le produce la televisión, abriendo así una perspectiva utópica. En este sentido el mago de la cara de vidrio es un ácido y hábil instrumento de denuncia.
Centra la televisión como un instrumento de alineación, que no solo se manifiesta tal frente la individualidad de las personas, sino afecta profundamente también a la familia y en general a la sociedad si nos limitamos solo al planteamiento anecdótico de la novela, no hay duda que sí; pero si ahondamos un poco más podemos llegar a la conclusión que la televisión es más que un pretexto para el autor expresar la desigualdad clasista y la explotación de unos hombres por otros. Se refleja el contraste en la antinomia representada por un lado por el maestro y todo lo que su entorno suyo agrupa y por otro lado el televisor, también con una constelación representativa en este caso de contravalores enfrentados a los valores que representa el maestro.
La televisión es uno de los medios de comunicación con mayor presencia en la sociedad el cual según Roda (1994) expresa que es un medio que dirige nuestras culturas y valores que en ella se movilizan”
Según el contenido de tal fabuloso libro que puedo expresar que me encanto! hay diferentes perspectivas para expresar lo que axiológicamente sucede en la realidad según mis perspectiva con respecto al mago de la cara de vidrio (televisor) concluyendo que:
El tiempo que pasa niños frente al televisor es tiempo que se le resta a las actividades importantes, tales como la lectura, el trabajo escolar, el juego, la interacción con la familia y el desarrollo social. Se observa que los niños también pueden aprender cosas en la televisión que son inapropiadas o incorrectas. Muchas veces no saben diferenciar entre la fantasía presentada en la televisión y la realidad. Están bajo la influencia de miles de anuncios comerciales que ven al año, muchos de los cuales son de bebidas alcohólicas, comidas de preparación rápida y juguetes. La violencia, la sexualidad, los estereotipos de raza y de género y el abuso de drogas y alcohol son temas comunes en los programas de televisión. Los niños son impresionables y pueden asumir que lo que ellos ven en televisión es lo normal, seguro y aceptable. Por consecuencia, la televisión también expone a los niños a tipos de comportamiento y actitudes que pueden ser abrumadores y difíciles de comprender.
En este sentido se observa que la televisión en forma general se usa con un fin específico, la audiencia selecciona el medio y los contenidos según sus necesidades, hay quienes prefieren informarse y otros ven series porque les gusta identificarse con la realidad en ellas representada. Así, los hombres de clase social alta suelen ver programas de actualidad, informativos, deportes y concursos; mientras que las mujeres con un nivel de educación bajo, de una clase social inferior y que no trabajan, ven más televisión que los anteriores y ven series, películas y programas infantiles. La tercera edad ve todo tipo de programas, y junto con las personas de menor nivel intelectual, son los que más tiempo ven la televisión, porque es su forma de entretenimiento y es su medio preferido de ocio. Gran parte de los adultos utilizan la televisión a falta de compañía para no sentirse tan solos.
Es importante señalar que los medios realizan operaciones como: mostrar las políticas de los gobiernos, muestra las características de las personas de clase social o raza que nos son distantes o ajenos y datos sobre aspectos de la realidad a los que no se puede acceder fácilmente. Con esto se crea un corpus de conocimientos compartidos por la audiencia. La televisión tiene una serie de características que la otorgan un alto grado de influencia, entre las que cabe reseñar las siguientes. La televisión tiene una gran fuerza expresiva, porque se basa en la imagen y esto es muy eficaz para interiorizar los mensajes ya que se meten directamente en el subconsciente, así como lo expresa en el mago de la cara de vidrio, Son imágenes con color, música, presentan la realidad con movimiento, “viva”. En los años setenta surgió la televisión en color y aumentaron las ventas de aparatos televisivos, y este incremento de la demanda favoreció la producción en cadena, acercando los aparatos a esos sectores de la sociedad para los que antes hubiera sido imposible el acceso a los mismos. La televisión es un gran espectáculo que a su vez integra otros espectáculos como el teatro, el deporte, la música, el cine... con lo cual tiende a refrenar la independencia de estos últimos.
Cabe destacar que la televisión ocupa un lugar privilegiado en la casa y cómo esto supone la abolición de la intimidad. La presencia de la televisión en los lugares clave de la vivienda (cuarto de estar, cocina, dormitorio) cambia la disposición de los muebles para adaptarse a su presencia. Esto también influye en la forma de comunicase entre la familia, la comunicación se estructura en torno a un centro exterior al ámbito familiar (la televisión), con lo que ese lugar deja de ser un espacio de intimidad. La televisión se va acoplando a la vida familiar, llegando a ser un elemento cotidiano y necesario, y así cuando, por ejemplo, en una comida la televisión está estropeada hay cierta incomodidad entre los comensales, que no tienen más remedio que mirar al plato de comida para evitar las miradas de los demás. Hay abolición de todo espacio de intimidad, incluso en el dormitorio, la pareja conversa en la cama mirando el televisor, que muchas veces sigue encendido mientras realizan el acto amoroso. Paradójicamente, a la vez que esto ocurre, gran parte de los programas de la televisión se dedican a representar relaciones de intimidad, los programa se llenan de expresiones y personajes cercanos, familiares, como el presentador que comienza un programa diciendo “¡Hola familia!”. Los rostros de la televisión son un aliciente, tienen toda nuestra confianza, son como un miembro más de la familia; necesitamos verlos diariamente para que el día sea completo.
Las telenovelas tienen una fuerte carga moral, imponen valores de amor eterno, recompensa de la virtud y castigo del pecado, son como una guía para el público, les dice lo que se debe hacer y lo que no y esto les da seguridad a la hora de afrontar los problemas porque tienen un modelo a seguir. Así, la televisión en general carece de documentales o programas culturales (salvo algunos canales del cable). La competencia televisiva no se basa en ofrecer programas serios no hay preocupación por la calidad ni por el contenido de la programación, lo importante en la televisión es el esfuerzo por ofrecer un espectáculo hueco para el espectador. Los programas televisivos invitan al espectador a viajar por otros países, a asistir a conciertos, a ver diariamente la intimidad de una familia, entre otros. El espectador sabe que no puede acceder a todo esto pero lo acepta porque lo importante es que parezca que sí. En muchos programas se intenta crear naturalidad mediante la “falsa sorpresa”, el presentador finge que sucede algo imprevisto en el guión y se sorprende. Pero es sólo un truco, de hecho, el presentador no pretende que sea verosímil, hay fingimiento del fingimiento de la sorpresa. El espectador lo sabe, no se pretende que lo crea, por eso lo importante es el esfuerzo por ofrecer un mero espectáculo al espectador.
Respecto al boom de violencia de que estamos siendo testigos, me resulta difícil culpar a la omnipresente televisión de forma exclusiva. Es cierto que vivimos en una sociedad violenta, la violencia como uso inadecuado de la agresividad natural del ser humano se transmite de padres a hijos de forma similar al lenguaje, los hábitos alimenticios o de aseo, así como otros muchos recursos con que enfrentarse a la vida. Cuando se culpabiliza ingenuamente a la televisión de ser causante de la violencia infantil, se están subestimando factores familiares, propios del individuo y de la comunidad en la que vive. Pero esto no me impide acusar a la televisión de utilizar la violencia gratuita como forma de crear interés, dar acción a una trama o proporcionar lucimiento a ciertos individuos y a sus musculosas anatomías. La violencia, como realidad cierta y presente, debe ser representada, pero no gratuitamente ni con las intenciones con que actualmente se hace. Estas mismas pautas deberían aplicarse a temas conflictivos como las drogas o aparentemente triviales como las inquietudes juveniles, tan habitualmente estereotipadas.
Y como reflexión quisiera sugerir la producción de nuevos programas con el nivel de reflexiones y profundidad de Diálogos con Valores universales como LA VERDAD, LA JUSTICIA, LA UNIDAD, LA LIBERTAD, LA PAZ, LA ARMONIA, y LA VIDA, con iniciativas y realmente creativas para crecer como Personas en todo ámbito, tanto en el educativo, familiar, laboral como en el personal.

Referencias

Liendo Eduardo, El mago de la Cara de Vidrio, Monte Ávila Editores Latinoamerica, Caracas, 1981.

Roda Fernández, R. Medios de comunicación de masas. Su influencia en la sociedad y en la cultura contemporánea. C.I.S. Madrid, 1994.

Vilches, Lorenzo. La televisión. Los efectos del bien y del mal. Paidós. Barcelona,1993


Ing. Geinez Andreina Arévalo

5 comentarios:

  1. Me parece un ensayo excelente porque se plasma de una manera objetiva la alienación que tenemos con la televisión, igualmente el grado de degradación para todos los niños,donde se les distorciona la mente, pero que hacer en un momento de descomposición familiar donde el padre y la madre trabajan y al llegar y hacer quehaceres el niño no le queda mas remedio que ver televisión,para ellos poder ralizarlos. debemos estar mas tiempo con nuestros hijos tratar de sustituir la televisión con idas al parque, paseos, llevarlo a eventos culturales entre otros. El maestro tambien es pieza clave con respecto a esto, debe inculcarle el daño de la tv,pero es de vital importancia que la familia esté unida para lograr esos objetivos.
    comentario realizado por José A Millan.

    ResponderEliminar
  2. El autor al cual haces referencia del libro seleccionado, como lo señalas, es uno de los más leido en los últimos tiempo en Venezuela quedando entonces interpretado que diversidad de personas, sin considerar su realidas socioeconómica, ni demográfica conocen por medio de esta lectura el papel que juega los medios televisivos que lamentablemente en su mayoría deberían estar supervisados por un adulto cuando lo visualizan los niños para poder enseñarles a comprender que hay hechos que son verdades como otras ficticias, otras que no se deben imitar y otras que son incorrectas. Segun Bandura psicólogo canadience en su toría del aprendizaje social, sostiene que los niños adquieren nuevas destrezas a traves del aprendizaje por observación, al ver a otros, y demuestran su nuevo aprendizaje cuando imitan el modelo.en este caso, al dedicarle gran parte de su tiempo a los programas de televisión, los niños tienden a imitar diversidad de eventos y modelos que en muchas ocasiones no son las adecuadas, e inclusive cargadas de carencia de valores. Ejemplo La infidelidad de la pareja en las novelas, descalificación de los campos de trabajo, rechazo del grupo por la apariencia física o estatus social. entre otros.

    ResponderEliminar
  3. de beiby......tal y como lo planteas, la televisión influye en la forma de comunicase entre la familia, la comunicación se estructura en torno a un centro exterior al ámbito familiar (la televisión), con lo que ese lugar deja de ser un espacio de intimidad, no debemos permitir que este mago de la cara de vida se apropie de nuestros hogares, de nuestras vidas y de la vida de nuestros hijos... muy bueno tu ensayo

    ResponderEliminar
  4. y la acción principal y secundaria????

    ResponderEliminar
  5. Hola axiologia!! quisiera saber el nombre real del autor de este ensayo, para poder citarlo! lo agradeceré grandemente. mi correo es maria_lugo89@hotmail.com

    ResponderEliminar